Categorías
Blog

El Maithuna

La práctica del maithuna: término sánscrito del Tantra, es la unión sexual en el contexto de ritual meditativo-energético, de las enseñanzas de Buda.

El tantra favorece y vincula la conexión y el contacto de manera profunda con nuestro cuerpo como centro espiritual y receptor de energía del macrocosmos, tanto puede ser en pareja como de forma individual.

Por ello nuestra sexualidad forma parte íntegra de la energía de vida, gracias a la unión de dos células sexuales aparece un nuevo ser, el encuentro sexual debe convertirse en la manifestación del amor libre (sin egos), es la conexión esencial y espiritual de toda la existencia.

El maithuna del tantra es una ceremonia ancestral donde los yoguis tántricos reproducen sexualmente la danza cósmica de lo femenino y masculino sagrados.

Shiva representa lo masculino y Shakti lo femenino la mayor esencia del Espíritu Uno, el rito o ceremonia del maithuna es profundamente sanadora con nosotros, el sexo opuesto y con la sexualidad.

El tantra busca sanación, llevar luz donde yace la oscuridad, ver las sombras de nuestra mente inconsciente, una de ellas la sexualidad (la mayor sombra de la humanidad).

Para llevar a cabo una ceremonia maithuna, se ha de tener una experiencia previa de sanación, una limpieza de nuestras energías en nuestro cuerpo energético y mental-emocional y esto requiere tiempo y experiencia.

Depurar nuestra mente, cuerpo y alma, a través de técnicas de respiración, meditaciones, desbloqueos de nuestro pasado, deshacer creencias y entender y sanar nuestras emociones, equilibrar nuestro femenino-masculino, una buena alimentación…

Para poder obtener y alcanzar un estado de entrega y plenitud, de silencio, de autoconocimiento y reconocimiento de nuestra divinidad y de unión a todo cuanto nos rodea, desde la energía de la Madre Tierra, que es nuestro sustento por naturaleza divina. Todos estamos conectados, todos somos uno con el TODO.

El tantra como cualquier otro camino espiritual son caminos lentos de aprendizaje, en nuestra vida mundana buscamos la iluminación cuando entramos en un camino espiritual y se suelen necesitar varias reencarnaciones (rueda del Samsara), para llegar a estados profundos de iluminación.

Samsara

Debemos aprender a disfrutar del camino en esta vida mundanal con nuestro cuerpo físico, lo imperfecto es lo verdaderamente perfecto, aprender a enraizarnos a la tierra sanando nuestra relación espíritu-materia.

Bajar a la tierra el amor incondicional para trascender el ego emocional, un yogui tántrico sabe y siente que dar es lo mismo que recibir, sabe controlar sus instintos para complacer a su amado/a. Esforzarse sin esforzarse, la ambrosía…

Sexo tántrico, Maithuna

Un ritual de gozo en la unión sexual, se aprende a amar cuando se aprende a creer en la perfección de una persona imperfecta.

Pasos para una correcta realización del maithuna:

  1. El objetivo es encontrar el placer fusionando un ser con el otro con la unión de sus energías, para convertirse los dos en uno en dicha ceremonia maithuna, nunca se busca el placer autogratificante.
  2. Preparad un espacio sagrado donde haréis el ritual una especie de altar central o círculo de creación (círculo cósmico), el mándala, para crear protección, intimidad y la energía de unión que se propaga en la pareja o parejas que comparten el prasat (comida bendecida), el canto o mantra, la danza y el masaje.
  3. Un tipo de luz suave, violeta, ámbar o roja, incienso para la energía masculina y femenina, son muy apropiados el sándalo, pachulí o almizcle, poned velas rojas y rosas rojas y otras esencias que os gusten, como por ejemplo la albahaca, el lirio, el ajenjo, la artemisa, etc.
  4. Con todo ello se hace un un círculo y dentro de ese un triángulo de poder (velas rojas, incienso, aromas y flores), donde vosotros seréis el centro del mándala.
  5. Preparad vuestros cuerpos en un cálido baño caliente de espuma con unas deliciosas sales de baño afrodisíaco y a continuación dejad correr el agua fría en vuestros hermosos cuerpos desnudos activando así la energía y salten chispas cuando os acerqueis el uno al otro.
  6. Para después unidos de la mano os trasladéis a la estancia perfumada sagrada, con vuestros cuerpos desnudos y honrados, con la piel iluminada en el centro del círculo sagrado.
  7. Trata a tu pareja como la esencia divina femenina Shakti y la masculina Shiva, esto se consigue dejando atrás el ego o cualquier conflicto mundano que pueda haber en vuestra relación.
  8. Sentados cómodamente desnudos uno frente al otro tocándose con las rodillas, transfiere energía tántrica a tu pareja a través de una mirada profunda y descubrir el alma enamorada en el fondo de su ser, con la fusión de sus miradas establecerán una profunda e íntima comunicación.
  9. Contemplarán sus cuerpos sin tocarse para apreciarse y admirarse sin prisas, exacerbando la sensibilidad erótica en todos los planos: físico, mental y espiritual.
  10. Sakti dirige su mano izquierda al corazón de Siva, él hace lo mismo, sus manos derechas unidas forman un maravilloso y armonioso círculo de amor, para crear círculos energéticos entre ambos corazones y puentes gracias a sus manos y ojos.
  11. Ambos sienten los latidos de sus corazones y sus respiraciones van fusionándose hasta ser un único latido palpitando para ambos, una misma alma en cuerpos diferentes.
  12. Se regocijan en el amor que dan y que reciben recorriendo sus cuerpos en un circuito de energía, deleitándose mutuamente de amor, sacralidad, ternura, sensualidad, veneración.
  13. Ambos visualizan un círculo dorado del tamaño de sus dedos índice y pulgar juntos y con este círculo de energía Shiva toca a su amada, Shakti toca a su amado en el tercer ojo (entrecejo), lóbulo de la oreja derecha, lóbulo de la oreja izquierda, pezón izquierdo, derecho, el ombligo y el clítoris o pene, al finalizar de transferirse energía mutuamente, se tumban para sentir como sus energía se conectan

Juegos Preliminares

Shiva y Shakti se tocan y estimulan sus cuerpos con deleite y sumo placer estimulando sus cuerpos durante una hora aprox, es de suma importancia que la energía sexual se despierte pero sin llegar al orgasmo, usando la respiración abdominal y profunda para desarrollar la energía por sus cuerpos, visualizando como toda esa energía sube desde los genitales, hacia el corazón, la cabeza para finalmente acabar en la coronilla 7º chakra.

Cuando Shakti está preparada se sienta encima de Siva abrazándolo con piernas y brazos y uniendo ambas frentes (para sincronizar las ondas cerebrales), se fusionan solo son uno, en un profundo abrazo cósmico tántrico y armonizando sus respiraciones al unísono, repiten el mantra OM varias veces, mientras desciende la energía, haciendo juntos una meditación.

El maithuna

Comienza el beso tántrico o beso psicosexual, suave y profundo sin que el tiempo y espacio importen, nada importa, mismos labios y lenguas entrelazados, acariciándose amorosamente, fluyendo hacía la vacuidad (shunyata).

Shiva con sus dulces y delicadas caricias hace brotar de cada poro desnudo de Shakti todo su ardiente deseo, se preparan para la culminación de su amor.

Con la energía sexual plenamente activada en ambos llega el paso final, el Maithuna Tantra.

Hacen el amor de manera sublime y sensual. Sakti introduce muy despacio y suavemente el lingam (tallo de jade) de su amado, en su templo sagrado, su YONI, iluminando su cuerpo en una marea cósmica de oleadas de placer y gozo empapando todo su ser.

Shiva sentirá la excitación de ella con la misma delicia de una hoguera en las frías madrugadas de invierno, el gozo de ella será su gozo, Shiva nunca buscará su propio placer, el orgasmo de ella es el principio de la celebración, la verdadera ambrosía.

Son una única alma donde los egos desaparecen por completo, cada uno busca el placer del otro, el disfrute y de manera primordial el crecimiento del otro.

Permanecen unidos, meditando, relajados, disfrutando y prolongando el acto sexual, se dan por completo, olvidan quién domina a quien , toda lucha de poder, no se conforman con cosas primitivas, evolucionan y atraviesan el placer sin miedo a nada.

El maithuna

Han hecho el amor con el mágico ritual tántrico, encontrando su verdadera identidad, la verdadera luz universal que los ilumina, el goce verdadero que permanecerá entre ellos.

Sakti es la verdadera maga que representa los poderes del universo, Shiva a sabido respetarlos y los ha llevado a un orgasmo cósmico lleno de luz y gozo con el mismo que fue creado el universo.

Conclusiones

Dale a tu pareja lo mismo que a ti te gustaría recibir, complace a tu pareja si deseas ser complacido, recuerda que dar es lo mismo que recibir.

Las prisas de llegar al final, hacen que pierdas el sumum del principio y el durante, no hay prisa cuando hay gozo pleno y disfrute. Busca tiempo.

El sexo libre, le teme al amor y al enamorarse, lo reprime. Por ello se crean dependencias afectivas y cuando se rompen las relaciones lo hacen de forma violenta, con rencor y sin perdón.

El amor libre es consciente, verdadero, puro, sin apegos dependencias o condicionamientos, cuando termina la relación el amor continúa.

El amor verdadero nunca te hace sufrir, no perteneces a nadie, nadie te pertenece, amar sin posesión te hace crecer, evolucionar y dejar de sufrir por una pérdida que solo es real en tu orgullo (ego).

Es completamente humano que cuando una pareja de la que se está enamorado/a duela y mucho. Pero vuelvo a repetir no somos dueños de nadie y no debemos retener a nadie.

Si alguién se va de tu lado, debes evolucionar ¿quieres para tu vida a alguien que no te ama a tu lado? Una relación terminada es una relación aprendida, la pareja se deshace y siempre quedará algo que jamás será borrado para tu evolución.

Cuando tu mano permanezca abierta y permitas que pueda marcharse, entonces conocerás qué es el amor sin dependencia ni apegos.

Mi amor por ti no debe hacerte dependiente, sino enseñarte a que seas libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.